Vermeer y Spinoza: Dos Holandeses (Spanish Edition)

Vermeer es el contemporáneo exacto de Spinoza; aunque a veces quisiéramos
imaginar a este último en las características del Astrónomo o el Geógrafo,
pintados por el artista, es improbable que se hayan conocido. Sin embargo, el
acercamiento no es fortuito. No porque sepamos que el filósofo dibujó o amó la
compañía de pintores, sino porque la pintura holandesa de la época, alabando lo
cotidiano, resuena con el pensamiento de Spinoza. Cuando escribe: Por
realidad y perfección entiendo lo mismo uno tiene la impresión de que devela
la filosofía subyacente de las pinturas de Vermeer. Este, de hecho, no nos
muestra nada más que lo real, pero al mismo tiempo es una perfección: la de
una habitación simple bañada de luz. La extrema atención que le da a cada
objeto en particular, el amor requerido para poder representarlo de esta
manera, ilustran de otro modo la fórmula: Cuanto más conocemos las cosas
singulares, más conocemos a Dios.